www.cinemaniacos.net

 

EL SONIDO, por Patricio Barros y Antonio Bravo

 

El elemento sonoro en el cine se compone de:
Palabras, Ruidos y Música.

Para saber si las palabras, los diálogos, están bien empleados en una película, conviene fijarse en si son necesarios, si funcionan, es decir, si son adecuados a la persona que les dice y vienen pedidos por la narración. Por ejemplo, un hombre sin instrucción no puede hablar como un profesor, ni una monja como un carretero. Tampoco hay que emplear más palabras de las precisas, pues los diálogos no deben explicar lo que las imágenes expresan por sí mismas.
La voz llamada en OFF es la voz de un personaje que oímos y está fuera del plano contándonos la historia.

LA PELÍCULA BUENA UTILIZA LAS PALABRAS DE MANERA ADECUADA
Los ruidos son muy importantes en el cine moderno.
Se toman por el micrófono y se manipulan de forma que se los agranda de volumen o intensidad o por el contrario se les empequeñece. En el cine se les utiliza en su volumen natural o modificado. Una respiración fatigosa, por ejemplo, puede oírse mucho más de lo normal, hasta el punto de angustiarnos, igual que unas pisadas sobre el asfalto o un grito en una noche de niebla. Cuando los sonidos se emplean de manera no real y se pretende conseguir un efecto sobre el espectador, se llaman sonidos expresivos.
El silencio se considera también un sonido expresivo. Hay películas donde casi se le oye, donde habla de manera emocionante.

LOS RUIDOS EN EL CINE O SON REALES O SON EXPRESIVOS
La música, al igual que los ruidos, se puede utilizar de forma natural, por ejemplo, si en la imagen hay un magnetófono funcionando o una radio puesta. También se usa de forma expresiva para resaltar la alegría o la tristeza de un personaje.
Corrientemente se emplea:

Para crear el ambiente, el fondo musical de una historia. Las músicas de El tercer hombre o Mi tío. Para entrar en conflicto con lo que está sucediendo en la escena que vemos. En este caso parece como si la música no le fuera nada a la historia, pero en realidad el director consigue lo que pretendía: el choque de imagen y música, con lo cual la imagen gana en sentido. Ocurre, por ejemplo, cuando estamos viendo una escena de violencia con música de Navidad. En el cine de dibujos animados la música es fundamental, pues la imagen está supeditada a aquella.

MÁS LECCIONES DEL CURSO
 

libros de cine en todos los idiomas