www.cinemaniacos.net

 

CURIOSIDADES Y ANÉCDOTAS VARIAS

"55 días en Pekín", fue la última película dirigida por Nicholas Ray, que ni siquiera llegó a terminarla (fué sustituido durante el rodaje por Andrew Marton), a causa de sus desavenencias y problemas personales con el productor, Samuel Bronston. La fatiga de su trabajo y las artimañas de Bronston acabaron con la salud física de Nicholas Ray. El director abandonó el rodaje con certificado médico en la mano, lo que motivó una manipulación de la obra en la que intervino Charlton Heston.

Bárbara Stanwyck fue nominada cinco veces al Oscar pero nunca lo logró. Sin embargo, era de las pocas actrices que se metían en los papeles y no permitía que la doblaran ni en las escenas más arriesgadas. En el rodaje de "La reina de Montana", los indios Pies Negros que actuaban como extras la hicieron miembro adoptivo de su tribu y le otorgaron el título de Princesa de Las Muchas Victorias por los riesgos que asumió durante el rodaje y las escenas peligrosas que ejecutó ella misma.

Orson Welles fué un niño prodigio que con tan solo seis años de edad mostraba un interés desmesurado por las diversas manifestaciones artísticas, sobre todo por la literatura y la pintura. Su madre, pianista, influyó decisivamente en el afán intelectual del muchacho, quien de vez en cuando veía a su padre, con el que recorrió parte de Europa y de los Estados Unidos. Su tutor, el doctor Bernstein, le instó a desarrollar sus enormes cualidades. Con quince años ya dirigía e interpretaba en el colegio obras de Shakespeare que nada tenían que envidiar a las montadas por las compañías de prestigio.

Para rodar "¿Quién engañó a Roger Rabit?", se utilizaron diferentes tipos de película y sensibilidad para según qué secuencia. Se construyó una nueva cámara de fibra de vidrio (Visaflex) e innumerables maquetas (una llegó a necesitar 20.000 ladrillos en miniatura) para solucionar los problemas de densidad, color, textura, grano.... Se dotó a los 'dibujos animados' de sombras móviles, y se hicieron 24 dibujos por segundo en vez de 12, que es la cifra habitual, ya que la rapidez de la cámara de Zemeckis (el director) complicaba la realización. La película posee más de 1.000 efectos visuales y 57 minutos de secuencias recíprocas de animación. Es decir, unos efectos especiales más complejos que "E.T.", "El retorno del Jedi" o cualquiera de la serie de Indiana Jones. Fue como hacer tres veces "La Guerra de las Galaxias". Cada segundo de animación costó más de 300.000 dólares.

Algunos directores de cine mostraron desde el principio la talla de genios. Es el caso de Nicholas Ray, que se estrenó en Hollywood como director con"Los amantes de la noche", (They live by night). Puso en apuros al mismo Huseman, el productor de la película que era amigo suyo, cuando en la primera escena manifestó que no le servían las grúas para tomar los planos de la huida en coche de los fugitivos y exigió un helicóptero. Desafió los riesgos que suponía sobrevolar un coche a toda velocidad, acercarse a él para tomar primeros planos, seguirle y alejarse. Él mismo ensayó sobre el helicóptero las tomas que se debían hacer, que filmó posteriormente Paul Ivano, conocido operador del cine mudo francés. Bastaron cuatro tomas para obtener los antológicos planos que componen los títulos de crédito y la primera secuencia. Era la primera vez en la historia del cine que se utilizaba un helicóptero como medio técnico.

Gary Cooper es un tímido profesor de música en la película "Bola de fuego", deslumbrante comedia de Howard Hawks para gloria de Bárbara Stanwyck, que interpreta el papel de amante de un gangster. El director no acertaba a resolver una escena en la que pretendía que a la actriz, recostada en la cama, sólo se le vieran los ojos. Fue el excelente director de fotografía Greg Toland quien tuvo la idea de pintarle la cara de negro. La actriz se negó en redondo hasta que fue convencida de que se trataba de otro maquillaje más. La escena resultó de increible belleza.

 
VOLVER A CURIOSIDADES DE CINE
 

libros de cine en todos los idiomas