www.cinemaniacos.net

ANÉCDOTAS DE LOS ESPECIALISTAS
Por Roberto Sáez

(4/4)

“No debes estar aquí”, una película del cine español que me ha tocado muy dentro. El argumento habla de las emociones que siente el ser humano ante el riesgo, como un fuerte “subidón”. Por eso mismo, me he identificado plenamente con los personajes, pues al ser especialista tu misión es asumir el riesgo, y luego si todo va bien, sientes ese “algo” tan fuerte.

Pincha aquí para ver la foto ampliadaA modo de introducción empezaré contando lo que vi como espectador el día del preestreno, donde se puede ver la escena a la que me refiero: Dos jóvenes van dentro de un coche conduciendo descontroladamente hacia un muro, se estrellan y el copiloto sale despedido hacia adelante atravesándolo. Di un salto en la butaca al verlo.

La escena tiene su historia: en agosto de 2001 Ángel Plana nos citó a todos los que pudisiemos del equipo para ir a un pueblo de las afueras a ensayar una escenas con coches. Allí perfeccionamos la técnica de los atropellos y al final se habló de una escena casi imposible, la que acabo de describir. La idea era hacerla “en vivo” sin efectos digitales. Se dice que cada escena de acción es un reto que nunca se ha hecho antes, pero éste era para nosotros el ejemplo perfecto. Para entonces aún no se sabía como se haría ni quién sería la “bala humana”.

Se rodó en noviembre de 2001, fuimos con Ángel al plató de Reyes Abades para prepararla. Fui elegido por el parecido con el actor y por que no quedaba atrancado con nada al saltar. En los ensayos se hacía sólo el salto hacia adelante sin obstáculos, a la hora de la verdad se complicaría con una luna detonable a distancia y un muro de decorado.

Llegó el día del rodaje. Subí al coche con Ángel, adopté la postura de preparación y sentí claustrofobia, mi cabeza casi iba apoyada contra la luna del coche. Miré al frente, a unos 30 metros, el muro. Todo el equipo de rodaje miraba con inquietud, yo cerré los ojos y esperé, tenía que hacerlo con los ojos cerrados por seguridad, no sabía lo que me esperaba, solo sabía que mi marca era el frenazo del coche, y que pasara lo que pasara lo iba a hacer.

El coche empezó a acelerar, mi corazón latía a cien por hora, a la vez sentí una explosión y el frenazo, mi cuerpo volaba entre cristales y humo, pero yo solo sentía que volaba. Rodé sobre el suelo y quede unos segundos parado en un silencio atronador, los oídos me pitaban por la detonación controlada de efectos especiales, sentí una inmensa alegría, oí el “hemos cortado” y me encontraba bien.

Pincha aquí para ver la foto ampliadaMe levanté saliendo de dentro de un montón de polvo de cemento y madera. Después de preguntarme si estaba bien me dijeron que había ido perfecto. Al amanecer repetiríamos para tener otro plano frontal. Por la noche sentí el mismo “subidón” del que hablan los personajes de la película, y a la mañana siguiente volví a experimentar igual de fuerte la escena tal y como la acabo de contar. Nunca había visto nada igual antes en cine y nunca antes había sentido nada igual en la vida real, por eso soy especialista de cine. Tu también lo puedes ver.

 
VOLVER A ESPECIALISTAS DE CINE
 

libros de cine en todos los idiomas