www.cinemaniacos.net

 

"El juramento", por Clara Sánchez

 

El otro día estuve viendo "El Juramento", la última película protagonizada por Jack Nicholson y dirigida con gran maestría por Sean Penn. Conforme va avanzando la película van llegando a mi memoria recuerdos de aquella gran película en blanco y negro titulada "El Cebo" en la que, como en ésta, un personaje extraño y escalofriante atrae con chocolates a niñas pequeñas que luego asesina en el bosque. Es sin duda, un "deja vu" de todas aquellas películas que tratan de el mismo tema, policía a punto de jubilarse que decide rematar la faena con un último trabajo, atrapar a un asesino en serie. Sin embargo tiene ésta algo original, y es que en lugar de hacer un retrato robot del asesisno en todas sus facetas, nos hace cómplices de la mente del policía que encarna magistralmente Jack Nicholson. No es aquí importante conocer en produndidad la mente perturbada del asesino , ni su perfil psicológico, ni su procedencia ni su modus operandi, ni siquiera saber finalmente la identidad del verdadero asesino. Lo que en realidad pretende el director es adentrarnos en la obsesión, perserverancia e imprudencia por conseguir su objetivo. El ambiente nevado y frío de las primeras escenas nos sumerge en un sentimiento de horror y hastío por el crimen en sí y a la vez nos transmite una profunda soledad, la que habría sentido la pobre niña en el momento de la tortura, la soledad de los padres con su corazón partido, la soledad del policía ante tan importante compromiso. En mi opinión está muy bien dirigida con un guión muy bien estructurado y unos personajes bordados por el protagonista y los secundarios, todos de lujo. La banda sonora, de manos del gran Zimmer y la fotografía hacen de guinda de este suculento y apetitoso pastel. Clara. Madrid, 5 de Noviembre del 2.001

 
Crítica de la película "El Hada Ignorante" , por Mª José Núñez
 

El otro día fui a ver EL HADA IGNORANTE y me pareció que ni mucho menos lo era, pues me pareció una estupenda película, con un buen guión y una magnífica interpretación de los actores protagonistas. De buen seguro permanecerá desapercibida en nuestras grandes pantallas, a pesar de tener toda España repleta de carteles anunciándola (muy coloridos, por cierto). Pero, loq ue sí puedo hacer es recomendarla desde aquí porque les dejará un
buen sabor de boca. Eso sí, tienen que cumplir ustedes unos requisitos para poder aceptarla, ya que hay que entender que todo el mundo no es igual de receptivo para el mundo del celuloide. Recomendable para todo aquel que, principalmente, soporte ver las películas en versión original, 2º, no ser miope (para ver bien los subtítulos), aunque tiene solución, póngase e primera fila. Otro dato importante, si le gustó EL BAÑO TURCO, o EL ÚLTIMO HARÉN (o sea, es usted un admirador de Ozpetek, el director), le agradará esta también, y como dato fundamental, si le interesan los filmes de sentimientos, muy humanos y directos, es decir, sin tapujos. Ahora ya tienen las causas o inconveneientes para poder ver esta (no obra maestra), pero sí correcta película. MªJosé Núñez

 
Crítica de la película "La pianista" , por Sacha Azcona
 

Como ver crecer la hierba. O, en términos más cercanos, un coñazo soporífero. La pianista es una película sin ritmo, con un argumento absurdo, aburrida, lenta, deprimente y con escenas explícitas de sexo que no aportan nada a la trama. El rollo patatero que nos ocupa (inexplicablemente premiado en Cannes) trata de una profesora de piano (la pianista del título), que, sin motivo aparente (se le cruzan los cables en mitad de la peli) decide cortarle las manos a una alumna (?¿?) y pedirle a otro alumno que la pegue violentamente y la mee en la jeta. Juro que es así. Todo esto que suena a coña está contado con un tono triste y lamentable para dar profundidad a este bodrio. Cada plano dura más de un minuto, y la mayoría consisten en la cámara enfocando la pared de un cuarto de baño, las manos de un alumno tocando el piano, un concierto de opera en alemán, un patio nevado... Yo empiezo a creer que los críticos de cine, esos que aborrecen las pelis divertidas y de acción y premian tostones como La Pianista, lo hacen para fastidiar y para vengarse de su horrible trabajo: Ver 12 películas diarias, incluyendo marcianadas chinas, vietnamitas y japonesas tan de moda ultimamente. Pues muy bien, lo han conseguido: He picado el anzuelo. Pero para evitar que alguno más lo pique, que sepa que al final ella no da el concierto de piano, se clava un cuchillo en el corazón y sale renqueando del auditorio. Así se acaba La Pianista (a Dios gracias).

 
VOLVER A OPINIÓN
 

libros de cine en todos los idiomas