www.cinemaniacos.net


LA DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA DEL CINE ACTUAL

Por Santi Gallego
(1/8)
 

En esta página me voy a dedicar a daros un pequeño viajecito por los más importantes directores de fotografía de los años ochenta y noventa, intento ser lo más objetivo posible y valorar el trabajo de aquellos que ya se han hecho con un nombre, huyendo en todo momento de caer en el halago fácil para aquellos otros autores que se hayan destacado simplemente por una obra.

En mi opinión estos son: Allen Daviau, durante algunos años acompañando a Steven Spielberg con el que realizó grandes trabajos como "E.T. El Extraterrestre" (1982), "El Color Púrpura" (1985) y "El Imperio del Sol" (1987), y en una etapa posterior con otras enormes obras de madurez ya con Barry Levinson en "Avalon" (1990) y "Bugsy" (1991) o "Sin Miedo a la Vida" (Peter Weir, 1993) su último trabajo interesante. En la actualidad (una vez que Steven Spielberg lo sustituyó por Janusz Kaminski) absolutamente perdido en títulos sin ningún interés como "La Cara del Terror" (Rand Ravich, 1999), en donde lo único interesante es la ambientación que consigue la luz de Daviau y el diseño de producción de Jan Roelfs.


Caleb Deschanel
con apasionantes visiones en "Elegidos para la Gloria" (Philip Kaufman, 1983), y "El Mejor" (Barry Levinson, 1984) pero sobre todo en sus líricos trabajos con Carroll Ballard en "El Corcel negro" (1979) y especialmente en "Volando libre" (1996), una de sus mejores creaciones. Sin detenerme en posteriores romances ñoños de postalitas, para mayor gloria de Kevin Costner, Sandra Bullock y secuaces.

Mención especial merece el gran Chris Menges con sus dos obras ganadoras del Oscar (aunque ya llamó la atención en sus trabajos con Ken Loach o Bill Forsyth, sobre todo "Local Hero" 1983, y "Comfort and Joy" 1984), ambas dirigidas por Roland Joffé, "Los Gritos del Silencio" (1984) (tal vez la mejor película que ha sabido captar la luz del sureste asiático) y "La Misión" (1986). La gran carrera del inglés Menges (gran fotógrafo de interiores) se ha visto desgraciadamente truncada al pasarse a la dirección, donde no ha estado tan afortunado como en su anterior faceta, sin que por ello haya que desdeñar sus interesantes trabajos como director, pero aún así es una lástima haber perdido a unos de los mejores cinematógrafos de la actualidad. Muy ocasionalmente vuelve a su trabajo anterior, para goce de todos, en la soberbia y deslumbrante "Michael Collins" (Neil Jordan, 1996). Otro trabajo suyo se trata del film de Jim Sheridam, protagonizado por Daniel Day-Lewis y Emily Watson, "The Boxer", en el que observo cierto parecido al precedente trabajo de Peter Biziou para "En el Nombre del Padre" (Jim Sheridam, 1993), aunque en el título de Menges los interiores estén mejor fotografiados. Aunque menos reconocido, habría que estudiar detenidamente las colaboraciones ininterrumpidas de Menges (en un glorioso naturalismo) con el estupendo Ken Loach, desde la maravillosa "Kes" (1969) hasta "Patria" (1986) en total cinco películas, con la única excepción de "Family Life" (1971) que fotografió Charles Stewart.

Nacido el 22 de Agosto de 1943 en Tolmezzo (Italia), Dante Spinotti debutó como director de fotografía en su país durante la década de los ochenta, antes estuvo trabajando para la RAI y trabajando en Kenia, como director de fotografía para un familiar. Es curioso que mientras que en los años 70 la mayor parte de directores de fotografía europeos que marcharon a Estados Unidos (salvo tal vez los húngaros Zsigmond y Kovacs) eran ya figuras consagradas, como Storaro, Almendros, Ondricek y Rotunno, el italiano Spinotti viajó al otro lado del charco sin tener aún una gran reputación sobre sus espaldas. Efectivamente, su corta carrera italiana, que llega de 1980 a 1985, solamente le vio trabajar con Liliana Cavani y Lina Wertmuller como directores (en este caso directoras) más representativos. No obstante sus inicios profesionales en USA (de la mano de Dino de Laurentis) fueron casi desde el principio prometedores, pues ya en 1986 se encargaba de la foto de una película "Crimes of the Heart", de un director de cierto renombre, el australiano Bruce Beresford, también como él, emigrante afincado en USA que ya había obtenido su lugar en la Industria merced a su nominación al Oscar como mejor director en 1983 por "Tender Mercies".

SIGUE
 

libros de cine en todos los idiomas