www.cinemaniacos.net


LA DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA DEL CINE ACTUAL

Por Santi Gallego
(4/8)
 

El inglés Tony Pierce-Roberts es el director de fotografía del elegante James Ivory, se ha mantenido siempre fiel a su estilo donde ha cosechado grandes éxitos con "Una Habitación con vistas" (1986) y sobre todo "Regreso a Howards End" (1992), sus más exquisitas creaciones; otros trabajos apreciables junto a Ivory han sido "Esperando a Mr. Bridge" (1990) y "Lo que queda del día" (1993). He observado un sensible, pero preocupante, retroceso de Roberts parejo al de Ivory, incluso se atrevió con una no demasiado afortunada incursión en el cine norteamericano en las espantosas "El Cliente" (Joel Schumacher, 1994) y "Acoso" (Barry Levinson, 1994).

Asistente de Néstor Almendros en tres filmes de Rohmer, del que sin duda aprendió muchísimo, el francés Philippe Rousselot (que simultanea sus trabajos en Francia con USA, al igual que Darius Khondji, o, probablemente en un futuro Eduardo Serra, tras su nominación al Oscar por "Las Alas de la Paloma") es un consumado maestro en la utilización de la luz natural, y tal vez hoy por hoy el número uno junto a John Toll. Desconozco la mayor parte de su trabajo durante su etapa francesa, pero ya en la gran industria me quedo con sus dos colaboraciones con John Boorman "La Selva Esmeralda" (1985) y muy especialmente "Esperanza y Gloria" (1987) (su primera nominación al Oscar). También me encantan "Henry y June" (Philip Kaufman, 1990), "El Oso" (Jean-Jacques Annaud, 1989), "Nunca Fuimos Ángeles" (Neil Jordan, 1989), y sobre todo "El Río de la vida" (Robert Redford, 1992) por la que ganó con todo merecimiento un Oscar...no, no se me olvida "Las Amistades Peligrosas" (Stephen Frears, 1988), pero es difícil que me guste la fotografía de una película de época después de lo que hizo John Alcott con "Barry Lyndon" (Stanley Kubrick, 1975). Destacaría también uno de los últimos trabajos de Rousselot "Entrevista con el Vampiro" (Neil Jordan, 1994), y por supuesto "Mary Reilly" (Stephen Frears, 1996), una verdadera sinfonía de marrones y negros densísimos, donde no se ve nada, más allá de lo que ilumina una vela o un candelabro, en un genial trabajo donde prima lo tenebroso y las sombras, en una portentosa iluminación de interiores nocturnos, y uno de los mejores trabajos que he visto últimamente en clave baja, el horror sólo se puede fotografiar hoy día como lo hace Rousselot en esta película. En "Sommersby" (Jon Amiel, 1993) coproducción entre USA y Francia, que retomaba el film "El Retorno de Martin Guerre" (Daniel Vigne, 1982), la composición del plano y la extraordinaria foto de Rousselot, sobre todo nocturna y en interiores (respetuosa con los medios para iluminar que había en la época) se erigía en lo mejor, con enorme diferencia, de este mediocre título, y daba una vez más muestras de la gran cultura pictórica y fotográfica de este hombre. Rousselot vuelve a Estados Unidos de vez en cuando, como en la última película de Sidney Pollack "Caprichos del Destino" (1999), thriller romántico soporífero, y sin interés, donde Rousselot apenas puede hacer nada (excepto dejar patente una vez más su inmenso oficio) por levantar la desangelada función. En el cine sobre temas contemporáneos y urbanos Rousselot no puede expresar tan notoriamente su indudable conocimiento de la luz natural, de los ambientes y las texturas de la luz, del espacio, o su inmensa sensibilidad plástica y cultura artística.

Del Alemán Michael Ballhaus (sobrino de Max Ophüls) me cabe reconocer sus primeras creaciones junto a Fassbinder de las que entresacaría "El Matrimonio de María Braun" (1978). En 1982 da el salto a Estados Unidos de la mano del gran John Sayles para el que fotografía "Baby It's You", y permanece unos primeros años realizando obras menores, hasta que es rescatado por la cinefilia de Martin Scorsese para el que fotografía en una primera época "Jo, que noche" (1985) y "El Color del Dinero" (1986), junto a Scorsese trabaja infatigablemente en prácticamente toda la filmografía de éste, incluyendo "La Última Tentación de Cristo" (1988) para mí su mejor ejercicio con Scorsese junto a "Uno de los Nuestros" (1990), y "La Edad de la Inocencia" (1993). Ballhaus es un técnico rápido, móvil, y por lo tanto muy prolífico, culpable en gran parte del estilo algo plano, chato, y estandarizado de buena parte de la actual producción Hollywodiense. Suyas son también, la fotografía de "Drácula, de Bram Stoker" (Francis Ford Coppola, 1992), las obras de Mike Nichols, "Armas de Mujer" (1988), "Postales desde el Filo" (1990) y "Primary Colors" (1998), "Quiz Show, El Dilema" (Robert Redford, 1994), "Estallido" (Wolfgang Petersen, 1995), "Sleepers" (Barry Levinson, 1996) (la mejor del lote), "Air Force One" (Wolfgang Petersen, 1997), y "Wild, Wild, West" (Barry Sonnefeld, 1999), lo que prueba mi animadversión hacia su actual línea de trabajo. Sus mejores creaciones (además de sus títulos con Scorsese) son "Al Filo de la Noticia" (James L. Brooks, 1987), "El Zoo de Cristal" (Paul Newman, 1987) y "Los Fabulosos Baker Boys" (Steve Kloves, 1989).

SIGUE
 

libros de cine en todos los idiomas