www.cinemaniacos.net


LA DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA DEL CINE ACTUAL

Por Santi Gallego
(5/8)
 

Un caso realmente singular es el de otro director de fotografía que ha desperdiciado su inmenso talento tentado por las tareas de la dirección. Se trata del gran Freddie Francis, que trabajó en el cine británico de la mano de Alexander Korda, y que obtuvo reconocimiento internacional con "Un lugar en la cumbre" (Jack Clayton, 1959), y "Sábado Noche, Domingo Mañana" (Karel Reisz, 1960), claros exponentes del "free cinema", o en otro trabajo excepcional con Clayton, también en blanco y negro, en el estupendo filme de terror "Suspense", 1961). Francis gana su primer Oscar por la fotografía en blanco y negro de "Sons and Lovers", película basada en la novela de D.H. Lawrence y dirigida por otro director de fotografía pasado a tareas de director, Jack Cardiff. A partir de ahí (para ser exactos dos años y dos películas después de "Sons and Lovers") Francis se va derecho a la dirección, en general de películas de terror de serie B, y se tira hasta 1980, sin fotografiar nada, con la excepción de "Night must fall" (Karel Reisz, 1964). En 1980 regresa espectacularmente junto a David Lynch en "El Hombre Elefante", tras una larga ausencia. En estos últimos años ha realizado trabajos tan apasionantes como "La Mujer del Teniente Francés" (Karel Reisz, 1981), "Tiempos de Gloria" (Edward Zwick, 1989) por la que gana su segundo Oscar, esta vez en color, y "El Cabo del Miedo" (Martin Scorsese, 1991) donde vuelve a realizar un gran trabajo de atmósfera entre onírica y surrealista, muy estilizada. En cambio en "The Straight Story" (David Lynch, 1999) fracasa en la medida en que fracasa Lynch, la América de Ford, Vidor o Malick no es la de David Lynch, y la historia de Alvin Straight necesitaba a otro director más lírico...la belleza fofa, e inane de algunas planos de Francis (con una muy mediocre fotografía nocturna) no recoge una visión nostálgica, lírica y panteista que esta historia pedía a gritos, la belleza de Lynch y Francis (falta de profundidad, de dimensión, de genialidad y aliento) no pasa de ser epidérmica, pese a algunos instantes logrados (y a la grandísima interpretación del veterano actor Richard Farnsworth).

Jordan Cronenweth se encuentra algo perdido en la última decada, debido a una grave enfermedad, que desgraciadamente puso fin a su vida, a finales de 1997, cuando contaba 61 años de edad. Sin ser un director de fotografía muy vistoso, ha tenido cierto relieve, sobre todo en la década de los ochenta. Su primer gran trabajo se lo saca de la manga en 1974 con "Primera Plana" (Billy Wilder). Pero como ya dije anteriormente sus visiones oscuras y desasosegantes se dan en la década de los ochenta con, "Viaje Alucinante al fondo de la mente" (Ken Russell, 1980) y la magistral "Blade Runner", todo fotografía nocturna (Ridley Scott, 1982), o la genial película del checo Ivan Passer "Cutter's Way" (1981). Con Coppola obtiene su única nominación al Oscar, por el momento, en "Peggy Sue se casó" (1986), recomiendo no perderse su inteligente y sutilísimo juego con los espejos, sobre todo en la escena final cuando la Turner en la clínica recupera la consciencia...es alucinante, y aún me sigo preguntando dónde demonios metió la cámara. También fotografió para Coppola "Jardines de Piedra" (1987), su último trabajo de cierta envergadura.

El siguiente grupo que viene a continuación ya ha demostrado bastante, a pesar de sus cortas carreras, y son probablemente los directores de fotografía de los próximos años, lo cual no está nada mal.

SIGUE
 

libros de cine en todos los idiomas