www.cinemaniacos.net

 

UN POCO DE HISTORIA

Por Santi Gallego
(4/4)
 

Aunque menos importante en cuanto a sus aportaciones, pero siempre destacado y con una gran clase, descolló en estos años setenta Fred J. Koenekamp, inconmensurable en "Patton" (Franklin J. Schaffner, 1970) y en "La Isla del Adiós" (Franklin J. Schaffner, 1977), y ganador del Oscar en su asociación con el veterano Joseph Biroc por "El Coloso en llamas" (John Guillermin, Irwin Allen, 1974). Aunque no es santo de mi devoción (lo encuentro algo anacrónico en su estilo, y tal vez excesivo en el uso de los filtros "flou") obtuvo un notable éxito William A. Fraker, con nominaciones por "Buscando al Señor Goodbard" (Richard Brooks, 1977), "El Cielo puede esperar" (Warren Beatty, Buck Henry, 1978), "1941" (Steven Spielberg, 1979), "Juegos de Guerra" (John Badham, 1983) y "El Romance de Murphy" (Martin Ritt, 1985). Aunque está excelente en su utilización "voyeurística" de la cámara en "Bullit" (Peter Yates, 1968) y "La Semilla del Diablo" (Roman Polanski, 1968).

Anteriores a estos, pero muy modernos en su forma de iluminar y en su concepción de la fotografía cinematográfica (hecho que influyó en esta generación) estaban los prodigiosos Conrad L. Hall, explosivo en "Los Profesionales" (Richard Brooks, 1966), delicado y sutilmente poético en "El Valle del Fugitivo" (Abraham Polonski, 1969), soberbio en blanco y negro en "A Sangre fría" (Richard Brooks, 1967), y decididamente magistral en "La Leyenda del Indomable" (Stuart Rosenberg, 1967), "Fat City" (John Huston, 1972), y en la celebrada "Dos Hombres y un destino" (George Roy Hill, 1969), o en la también reseñable "Como plaga de langosta" (John Schlesinger, 1975). Y el siempre comprometido con sus ideales políticos (lo que ha mermado la cantidad de obras que nos ha dejado) Haskell Wexler, que ya a los cuarenta años ganaba su primer Oscar por la fotografía en blanco y negro de "¿Quién teme a Virginia Woolf?" (Mike Nichols, 1966), tras trabajos muy destacables, como en 1964, el "The Best Man" (también en blanco y negro) de Franklin J. Schaffner, o el tono documentalista en blanco y negro, que imprimió a "Refugio de Criminales" (Irvin Kershner, 1961), y segundo Oscar que conseguiría en 1976, ahora ya por una película en color, "Esta tierra es mi tierra" (Hal Ashby). En 1973 fue consultor visual de "American Graffiti" (George Lucas) y se especula con que se ocupara de la dirección de actores, tarea por la que Lucas le recompensó con un porcentaje sobre los ingresos de la película. Otros grandes trabajos de Wexler son "América, América" (Elia Kazan, 1963), con Bill Butler en "Alguien Voló sobre el nido del cuco" (Milos Forman, 1975), y "El Regreso" (Hal Ashby, 1978). Sus últimas grandes creaciones han sido "El escándalo Blaze" (Ron Shelton, 1989), y "Matewan" (1987), "El secreto de la Isla de las Focas" (1994) y "Limbo" (1999) dirigidas, las tres últimas, por el gran cineasta norteamericano John Sayles.

LOS DIRECTORES DE FOTOGRAFÍA DEL CINE CLÁSICO
 

libros de cine en todos los idiomas