www.cinemaniacos.net


LA DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA EN LOS CLÁSICOS

Por Santi Gallego
(2/20)
 

Especial cariño profeso por Arthur Edeson, que es el fotógrafo de obras memorables del mudo como "El Ladrón de Bagdad" (Raoul Walsh, 1924), "En el Viejo Arizona" también de Walsh de 1928, o "La Pasión Ciega" del mismo director en 1940 (con una excelente fotografía nocturna de exteriores, prodigiosa, para aquellos años), y sobre todo la maravillosa y mítica "Sin Novedad en el Frente" (Lewis Milestone, 1929) y la excelente "La Tragedia de la Bounty" (Frank Lloyd, 1935). Para rematar, suya es también la fotografía de "Frankenstein" (James Whale, 1931), de "El Halcón Maltés" (John Huston, 1941) y de "Casablanca" (Michael Curtiz, 1943)...nadie jamás ha sacado tan bella en una pantalla a Ingrid Bergman, además en esa película realizaba unos delicados y precisos movimientos de cámara, que le quedaban maravillosos, sin olvidar ese plano final de Bogart y Rains envueltos en brumas sencillamente prodigioso, y copiado hasta la saciedad, pero jamás igualado.

En un plano menor, pero sumamente interesantes están Joseph Valentine y Joseph Walker. El Primero con notables obras como "Escuadrilla del Pacífico" (1937), "Mentirosilla" (Norman Taurog, 1938), "El Primer Amor" (Henry Koster, 1939) y "Princesita" (Henry Koster, 1940), curiosamente su único Oscar lo consigue por un filme en color, en el que colabora con William V. Skall y Winton C. Hoch (de los que hablaremos más adelante), me refiero a "Juana de Arco" (Victor Fleming, 1948). Walker (casi siempre para la Columbia) es el autor de obras maestras de Frank Capra como "La Amargura del General Yen" (1932), "Dama por un día" (1933), "Sucedió una noche" (1934), "Horizontes Perdidos" (1937), "El Secreto de Vivir" (1937), "Vive como quieras" (1938), "Caballero sin Espada" (1939) y "¡Qué bello es vivir!" (1946); además de otros "trabajitos" como los de "La Pícara Puritana" (Leo McCarey, 1937), "Sólo los Ángeles tienen alas" (Howard Hawks, 1939), "Luna Nueva" (Howard Hawks, 1940), "El Difunto Protesta" (Alexander Hall, 1941), "Serenata Nostálgica" (George Stevens, 1941), "The Jolson Story" (Alfred E. Green, 1946) o "Nacida Ayer" (George Cukor, 1950) entre otros.

De Alemania y de trabajar con los más grandes directores del expresionismo alemán (suya es "Metrópolis" (Fritz Lang, 1926) llega a U.S.A, Karl Freund donde nos lega obras de la talla de "Drácula" (Tod Browning, 1931), "La Buena Tierra" (Sidney Franklin, 1937) su único Oscar, "The Chocolate Soldier" (Roy del Ruth, 1941), "Cayo Largo" (John Huston, 1948) y en color "De Corazón a Corazón" (Mervin LeRoy, 1941). Freund pasaría a la dirección, y es el autor de la mítica "La Momia" (1932).

Joseph H. August se graduó en la escuela de minería de Chicago, y empezó a trabajar como asistente de cámara en las películas de Thomas Ince en 1911, pasando a ser director de fotografía al año siguiente. Durante el período mudo fue director de fotografía habitual de Reginald Barker y William S. Hart entre otros. En 1918 fue uno de los miembros fundadores de la A.S.C., durante la II Guerra Mundial fue comandante de navío y estuvo destinado en Islandia y el Pacífico. Sus trabajos más destacados comenzaron con "Fueros Humanos" (Frank Borzage, 1933), a la que siguieron "La Comedia de la Vida" (Howard Hawks, 1934), "La Gran Aventura de Silvia" (George Cukor, 1935), "Señorita en Desgracia" (George Stevens, 1937), "Gunga Din" (George Stevens, 1939) (por la que recibió su primera nominación al Oscar), "El Jorobado de Notre Dame" (William Diterle, 1939), "El Hombre que vendió su alma" (William Dieterle, 1941), y su obra maestra, "Jennie" (William Dieterle, 1948) que le reportó su única estatuilla, en un trabajo lleno de atmósfera, con una fotografía brumosa (que usó en otros títulos) y en el que aprovechaba sabiamente las posibilidades dramáticas del claroscuro. Muy importantes fueron también sus colaboraciones con el maestro Ford, en "El Delator" (1935), "Pasaporte a la Fama" (1935), "María, Reina de Escocia" (1936), "The Plough and the Stars" (1936) y "They Were Expendeble" (1945). Durante el rodaje de "Jennie", y en el momento álgido de su carrera, Joseph H. August murió de un infarto en el propio set, a los 57 años de edad.

SIGUE
 

libros de cine en todos los idiomas