www.cinemaniacos.net


LA DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA EN LOS CLÁSICOS

Por Santi Gallego
(6/22)
 

Ernest Haller es uno de mis preferidos de esta época, poseedor de una técnica excelente combinada con un gusto exquisito, recuerdo muy especialmente esa fotografía nocturna de "Jezebel" (William Wyler, 1938) que parece imposible que pertenezca a ese año, una absoluta obra maestra. Ya en 1939 nuevos proyectos en blanco y negro "Amarga Victoria" (Edmund Goulding, 1939), "The Roaring Twenties" (Raoul Walsh, 1939) y su Oscar por la explosión genial de "Lo que el Viento se Llevó" (Victor Fleming, 1939) compartido con Rennahan. Siguen maravillas en blanco y negro como "El Cielo y Tú" (Anatole Litvak, 1940), "Mr. Skeffington" (Vincent Sherman, 1944), o "Alma en Suplicio" (Michael Curtiz, 1945). Ya en color, siempre utilizando el color con un sentido dramático, "El Halcón y la Flecha" (Jacques Tourneur, 1950), "Rebelde sin Causa" (Elia Kazan, 1955), "Hombre del Oeste" (Anthony Mann, 1958)...pero sus mejores trabajos, de nuevo en blanco y negro, ya en las postrimerías de su carrera, "La colina de los diablos de acero" (Anthony Mann, 1957), "God's Little Acre" (Anthony Mann, 1958), "¿Qué fue de Baby Jane?" (Robert Aldrich, 1962), y la magníficamente iluminada "Los Lirios del Valle" (Ralph Nelson, 1963), que parecía imposible en un hombre que llevaba desde 1914 y que parecía un creador absolutamente moderno. Haller, fue nominado en siete ocasiones, ganando un Oscar, se retiró en 1964 y murió en un accidente automovilístico en 1970.

Sol Polito era el otro hombre de confianza de la Warner, junto a Tony Gaudio en los años treinta y cuarenta, donde acostumbró a ser el favorito de Michael Curtiz y Mervin LeRoy. Trabajó en la publicidad antes de pasar al cine, primero como asistente en laboratorio y luego de cámara, ya en 1917 debuta como director de fotografía. En 1932 impacta con "Soy un fugitivo" (Mervin LeRoy, 1932), "La Carga de la Brigada Ligera" (Michael Curtiz, 1936), "El Bosque Petrificado" (Archie Mayo, 1936), y en color con Tony Gaudio en "Robin de los Bosques" (Michael Curtiz, William Keighley, 1936), con Ray Rennahan "Dodge City" (Michael Curtiz, 1939), y con Howard Greene (primera nominación al Oscar, obviamente compartida) en "La Vida Privada de Elizabeth y Essex" (Michael Curtiz, 1939). Su racha de éxitos prosigue con títulos inolvidables en blanco y negro como "Confesiones de un Espía Nazi" (Anatole Litvak, 1939), "Camino de Santa Fe" (Michael Curtiz, 1940), "El Halcón del Mar" (Michael Curtiz, 1940), "Virginia City" (Michael Curtiz, 1940), "Sargento York" (Howard Hawks, 1941), "El Lobo de Mar" (Michael Curtiz), "Captain of the Clouds" (Michael Curtiz, 1942), (en color), "La Extraña Pasajera" (Irving Rapper, 1942), "Arsénico por Compasión" (Frank Capra, 1944), o "Voces de Muerte" (Anatole Litvak, 1948). Sol Polito no fue nunca considerado un genio, (ningún Oscar y tan sólo tres nominaciones), tal vez su modesta maestría le hizo pasar erroneamente por un aplicado artesano como a Curtiz, el director con el que más trabajó, pero Polito no era sólo uno de los directores de fotografía más rápidos y eficaces del viejo Hollywood, sino que además era un artista maravilloso, que encima era modesto en su arte, intentando que su fotografía jamás primara por encima de la obra cinematográfica y estuviera siempre al servicio de ella, y no al de la gloria de su creador.

Edward Cronjager, no es tampoco excesivamente conocido, pero posee una carrera repleta de grandes hallazgos, como "Cimarron" (Wesley Ruggles, 1931), "Tú Serás mi Marido" (H. Bruce Humberstone, 1941), "The Pied Piper" (Irving Pichel, 1942), ya en color con William V. Skall "To the Shores of Tripoli" (H. Bruce Humberstone, 1942), "El Diablo dijo No" (Ernst Lubitsch, 1943), "Home in Indiana" (Henry Hathaway, 1944), "Tierra Generosa" (Jacques Tourneur, 1946), o "Duelo en el Fondo del Mar" (Robert D. Webb, 1953). A pesar de sus siete nominaciones al Oscar, Cronjager jamás consiguió la preciada estatuilla, sin duda en 1943 fue cuando más cerca estuvo.

SIGUE
 

libros de cine en todos los idiomas