www.cinemaniacos.net


LA DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA EN LOS CLÁSICOS

Por Santi Gallego
(12/22)
 

Sam Leavitt estuvo ligado en los cuarenta a la MGM, pero en realidad, y sobre todo a partir de los cincuenta, trabaja de "free-lancer" en aquellos proyectos que le interesan. Leavitt tiene un estilo en blanco y negro seco, duro, rotundo, poderoso, con excelente tratamiento de la iluminación nocturna. Muy distinto en sus trabajos en color, lo cual puede llevar en realidad a no saber apreciar que se trata del mismo hombre. En blanco y negro, que es donde realmente descolló posee obras de gran realismo como "El Hombre del Brazo de Oro" (Otto Preminger, 1955), "The Bold and the Brave" (Lewis R. Foster, 1956), "Crimen en las Calles" (Don Siegel, 1956). A la maravillosa "Fugitivos" (Stanley Kramer, 1958), por la que recibe su único Oscar, le sigue otra de sus cumbres "Anatomía de un Asesinato" (Otto Preminger, 1959) donde se observa nítidamente ese tono ceniza característico de Leavitt, "La Cima de los Héroes" (Lewis Milestone, 1959), "El Kimono Carmesí" (Sam Fuller, 1959), "Tempestad sobre Washington" (Otto Preminger, 1962), "El Cabo del Miedo" (J.Lee Thompson, 1962), son otros jalones importantes en su carrera. En color me encantan "Carmen Jones" (Otto Preminger, 1954), "Ha Nacido una Estrella" (George Cukor, 1954), "La Cima de los Héroes" (Lewis Milestone, 1959), "Éxodo" (Otto Preminger, 1960) que fue su única nominación en color, "Major Dundee" (Sam Peckinpah, 1965) y "Adivina quién viene esta Noche" (Stanley Kramer, 1967). Sam Leavitt fue un director de fotografía moderno, de iluminación realista que se ajustó perfectamente a un nuevo cine casi social, más crítico y realista en Hollywood, cuyos principales impulsores en estos años fueron Elia Kazan, Stanley Kramer y Otto Preminger, en menor medida Richard Brooks y Robert Rossen que buscaban una nueva forma de iluminación más realista y dramática, más europea, para sus historias.

En una línea muy similar a Leavitt, y con una actitud ética ante el cine muy parecida, sobre todo en la primera mitad de su carrera, está Ernest Laszlo. Nacido en Hungría en 1906, ya estaba en Hollywood desde 1926, aunque sería en la década de los cincuenta cuando empezaría a destacar, para eclosionar definitivamente en los sesenta. Aunque de enorme prestigio tanto en color como en blanco y negro, sus trabajos en color siempre me han parecido muy por debajo, no obstante, era un gran maestro en el uso del formato "scope" como se demuestra en títulos como "El Mundo está Loco, Loco, Loco, Loco" (Stanley Kramer, 1963), o "Aeropuerto" (George Seaton, 1970). Lo mejor de su trabajo se concentra en sus colaboraciones con Kramer "La Herencia del Viento" (1960), "Vencedores o Vencidos" (1961) y "El Barco de los Locos" (1965), nominado por las dos primeras, y Oscar por la tercera, en una obra excelente, donde consigue unos tonos y texturas en blanco y negro originales y extrañísimos, que se erigen en protagonistas absolutos de la película. Otras importantes creaciones de Laszlo fueron "Traidor en el Infierno" (Billy Wilder, 1953), "Apache" (1954), "VeraCruz" (1954), "The Big Knife" (1955), la brillante, espléndida, prodigiosa, "El Beso Mortal" (1955), "Ten Seconds to Hell" (1959), "El Último Atardecer" (1961), y "Cuatro Tíos de Texas" (1963), todas dirigidas por Robert Aldrich, antes de que Aldrich se asociara con Joseph Biroc; "Cuando Ruge La Marabunta" (Byron Haskin, 1954), "Mientras N.Y. Duerme" (Fritz Lang, 1956), "Viaje Alucinante" (Richard Fleischer, 1966), (excelente uso del color, aunque hoy ya superado, no obstante convendría haber visto la película en pantalla grande y en una buena copia para apreciar en toda su dimensión el trabajo de Laszlo, éste y en general todos los suyos, teniendo en cuenta su sabia utilización del formato panorámico y su sentido del cine como espectáculo que necesita una gran pantalla para expresarse, su foto, en general todo el cine, suele perder mucho en la televisión y más en una copia mal conservada o en una proyección que no respeta el WideScreen), "La Estrella" (Robert Wise, 1968), y "La Fuga de Logan" (Michael Anderson, 1976), su última nominación y su penúltimo título. Ernest Laszlo fallecía en 1984.

SIGUE
 

libros de cine en todos los idiomas