www.cinemaniacos.net


LA DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA EN LOS CLÁSICOS

Por Santi Gallego
(13/22)
 

Joseph P. MacDonald realizó gran parte de su obra en la 20Th Century Fox. Tras algunas buenas películas dirigidas por Lloyd Bacon, llama la atención en "Envuelto en la Sombra" (Henry Hathaway, 1946) y en la obra maestra de John Ford "Pasión de los Fuertes" (1946), a la que siguen "Yo Creo en Tí" (Henry Hathaway, 1948), "Cielo Amarillo" (William A. Wellman, 1948), "Pinky" (Elia Kazan, 1949), "Pánico en las Calles" (Elia Kazan, 1950), otros trabajos con Hathaway como "El Demonio del Mar" (1949), "Fourteen Hours" (1951), "You're in the Navy Now" (1951), "Correo Diplomático" (1952), o "Niágara" (1953). Con Ford vuelve a trabajar en "What Price Glory?" (1952), (en color), y con Kazan en "Viva Zapata" (1952), copiando el estilo de Gabriel Figueroa. En 1953 interviene en uno de los mejores filmes de Fuller "Manos Peligrosas" (1953) en blanco y negro, y en color en uno de los peores "El Diablo de las Aguas Turbias" (1954), también en otros como "La Casa de Bambú" (1955), de ese año es también "Lanza Rota" (Edward Dmytryck). En esta época MacDonald comienza a trabajar mucho más en color, otros filmes con Hathaway, "La Hechicera Blanca" (1953) y "Los Temerarios" (1955); "Bigger Than Life" y "La Verdadera Historia de Jesse James" para Nicholas Ray en 1956 y 1957, y "Un Sombrero Lleno de Lluvia" en blanco y negro, para Zinneman en 1957, o el muy logrado "El Último de la Lista" (John Huston, 1963). En los últimos años, y en una época en la que trabajó en bastantes ocasiones con directores menos creativos, como Dmytryck, o J. Lee Thompson, MacDonald consiguió sus tres nominaciones al Oscar, en blanco y negro en 1958 por "El Baile de los Malditos" (Edward Dmytryck), sin duda su mejor trabajo, y en color en 1960 por "Pepe" (George Sidney) y en 1966 por "El Yang-tsé en Llamas" (Robert Wise), con un uso del color excesivamente poco personal que podía emparentarlo fácilmente con Sam Leavitt, por ejemplo, aunque también como Fapp o Laszlo utilizaba fantásticamente el "scope".

Ted McCord fue un hombre tremendamente influyente por su especialización en rodajes en exteriores, sin necesitar demasiada luz, estuvo desde 1921 hasta los años cuarenta trabajando en westerns de serie B, y en títulos menores. Fue en 1943 con "Acción en el Atlántico Norte" (Lloyd Bacon) cuando su nombre empezó a sonar, pero su carrera se vio interrumpida con su llamada a filas durante la II Guerra Mundial. A su vuelta, en 1947, sigue fotografiando películas para Negulesco, títulos como "Deep Valley" y "Belinda" (1948) por la que obtuvo su primera nominación al Oscar, en un gran trabajo en blanco y negro, con un uso excepcional de la luz natural y de los exteriores, otro tanto cabría decir de "El Tesoro de Sierra Madre" (John Huston, 1948), a estos siguen una serie de títulos con Michael Curtiz "Flamingo Road" (1949), "The Lady Takes a Sailor" (1949), "The Breaking Point" (1950), "Young Man with a Horn" (1950), "Force of Arms" (1951), "I'll See You in My Dreams" (1951), "Para ella un solo Hombre" (1957), "El Rebelde Orgulloso" (1958) (particularmente memorable en sus exteriores en color), y "Las Aventuras de Huckleberry Finn" (1960). Los trabajos en color de McCord fueron escasos, pero excelentes, muy bellos, de un realismo lírico, ligeramente retocado, pero sin estridencias, y sin exagerar en el uso de luz dura, como "Al Este del Edén" (Elia Kazan, 1955), "El Arbol del Ahorcado" (Delmer Daves, 1959), o "Sonrisas y Lágrimas" (Robert Wise, 1965). Con Wise obtuvo sus otras dos nominaciones, en la ya mencionada "Sonrisas y Lágrimas", y en blanco y negro en 1962 por "Cualquier Día en Cualquier Esquina".

William C. Mellor comienza como asistente de laboratorio en la Paramount, y tras un período de asistente de director de fotografía, ejerce ya como responsable total de la fotografía de un filme, a partir de 1934, trabajó también para la MGM y la Fox, colaborando con grandes directores como George Stevens y William A. Wellman, ganó dos Oscars de cuatro nominaciones. En 1937 para McCarey fotografía "Make Way for Tomorrow" y el debut de Preston Sturges en "The Great McGinty" (1940), con Wellman empieza su asociación en 1941 con "Reaching for the Sun" a la que siguen "Más allá del Missouri" (1951) y "Caravana de Mujeres" (1951). Recomendables de ver fueron también sus creaciones para John Farrow, y otros títulos como "Colorado Jim" (Anthony Mann, 1953), "The Last Frontier" (Anthony Mann, 1955), "Conspiración de Silencio" (John Sturges, 1955), "Ariane" (Billy Wilder, 1957), "Vidas Borrascosas" (Mark Robson, 1957), o "Impulso Criminal" (Richard Fleischer, 1959). De todas formas lo mejor de Mellor surge en su unión con el director Georges Stevens, sobre todo sus trabajos en blanco y negro, por los que recibe sendos Oscars, la portentosa "Un Lugar en el Sol" (1951), con una iluminación nocturna de interiores y exteriores de lo mejor que se ha hecho jamás en cine, y la no menos excelente "El Diario de Ana Frank" (1959), en la que se basó mucho Janusz Kaminski para fotografiar "La Lista de Schindler" (Steven Spielberg, 1993), sobre todo en los interiores, claro está. En color, también para el director George Stevens, realizó "Gigante" (1956), y "La Historia más grande jamás contada" (1965), por la que recibió una nominación póstuma, pues murió durante su rodaje en 1963 y hubo de terminarla Loyal Griggs.

SIGUE
 

libros de cine en todos los idiomas