www.cinemaniacos.net


LA DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA EN LOS CLÁSICOS

Por Santi Gallego
(18/22)
 

Freddie Young en los años veinte comienza su carrera en Inglaterra, pasando pronto a trabajar en algunos productos de Hollywood. Young es otro hombre que puede expresar su mundo interior gracias a su asociación con un gran director, David Lean, Young es al igual que Nykvist, verdadero cocreador de la mayor parte de los grandes espectáculos épicos de Lean, con la excepción de "El Puente sobre el Rio Kwai" (1957) y "Pasaje a la India" (1984). Freddie Young es para mí el primer director de fotografía que utiliza el color de forma totalmente contemporánea, adulta, naturalista y dramática, es un excelente fotógrafo de exteriores, un paisajista consumado que bebe de la tradición pictórica inglesa, sobre todo de Turner, aunque también de Constable y de algunos paisajitas franceses como Corot o la escuela de Barbizon. Young encuentra en la fuerza indómita de la naturaleza su mejor inspiración. En sus primeros trabajos en blanco y negro llama la atención su clasicismo "Adiós Mr. Chips" (Sam Wood, 1939), "Los Invasores" (Michael Powell, 1941), "So Well Remenbered" (Edward Dmytryck, 1947), "Escape" (Joseph L. Makiewicz, 1948), "Edward, Hijo Mío" (George Cukor, 1949), y en color a partir de los cincuenta en "La Isla del Tesoro" (Byron Haskin, 1950), "Ivanhoe" (Richard Thorpe, 1951) (su primera nominación, y lejos aún de sus conquistas posteriores), "Los Caballeros de la Mesa Redonda" (Richard Thorpe, 1953), "Mogambo" (John Ford, 1953), "El Loco del Pelo Rojo" (Vincente Minnelli, 1956), "Invitación a la Danza" (Gene Kelly, 1957), "Una Isla en el Sol" (Robert Rossen, 1957), "Indiscreta" (Stanley Donen, 1958), "El Albergue de la Sexta Felicidad" (Mark Robson, 1958), o "Salomón y la Reina de Saba" (King Vidor, 1959). Su paso a una fotografía naturalista se realiza con David Lean, en 1962, primera colaboración y primer Oscar en "Lawrence de Arabia" (genial esa aberración lumínica que marca la primera aparición de Omar Sharif) en formato Todd-AO y salvando todos los escollos que planteaba una fotografía en el desierto, a priori poco plástico, Young se encargó de demostrar que nada de eso. En 1965 repite, esta vez por "Doctor Zhivago" trabajo con Lean y Oscar, demostrando ser uno de los mejores directores de fotografía británico. Ese mismo año también trabajó para Richard Brooks en "Lord Jim" que se mueve en la misma onda de sus inquietudes y en un estilo en el que se consolidaba como un maestro absoluto. Aunque en estos años realiza otros trabajos menores, incluso fotografía un título de la serie Bond, y algún tropiezo de Blake Edwards pienso que (salvo, tal vez, la excepción de "La Batalla de Inglaterra" (Guy Hamilton, 1969)), no vuelve a dar su verdadero nivel hasta "La Hija de Ryan" (David Lean, 1970), su tercer Oscar donde de nuevo su visión "nórdica" de la naturaleza (y la furia "turneriana") y la influencia de la luz natural en el ánimo de los personajes redimensiona su creación, otra gran obra de Young, y verdadero canto de cisne es "Nicolás y Alejandra" (Franklin J. Schaffner, 1971), por la que recibe una nominación al Oscar. Young se encuentra, por supuesto retirado (ha fallecido en 1998, a los noventa y cinco años de edad) ,y ya por su avanzada edad y la dureza del rodaje no pudo fotografiar "Pasaje a la India" (David Lean, 1984), de la que se encargó su ayudante Ernest Day que imitó totalmente a Young, recibió por esto una nominación que pertenecía en gran parte al maestro Young.

Russell Metty es director de fotografía desde 1935, de una arrolladora creatividad destaca por sus contrastes en blanco y negro en las horas del crepúsculo, por su apabullante y genial uso de la grúa y por su excelente fotografía nocturna. En sus comienzos fotografía "La Gran Aventura de Silvia" (1935), "La Fiera de mi Niña" (Howard Hawks, 1938), "También Somos Seres Humanos" (William A. Wellman, 1945) y su asociación con Welles que creó "The Stranger" (1946), y "Sed de Mal" (1958) absoluta obra maestra desde el punto de vista fotográfico, con ese plano-secuencia inicial que permanece en la Historia del cine. Atractivas son también "Arco del Triunfo" (Lewis Milestone, 1948), "We Were Strangers" (John Huston, 1949), "El Mundo en sus Manos" (Raoul Walsh, 1952) o "La Pradera sin ley" (King Vidor, 1955) éstas dos últimas ya en color, estos títulos abren una fecunda etapa de Metty centrada en el color, y la luz artificial, de gran dramatismo cromático que encuentra su mejor forma de expresión (principalmente en el melodrama) en el cine del elegante y exquisito Douglas Sirk. Títulos como "Take me Town" (1953), "Raza de Violencia" (1954), "Atila, Rey de los Hunos" (1954), "Obsesión" (1954), "Sólo el Cielo lo Sabe" (1955), "Escrito sobre el Viento" (1956), "Siempre hay un Mañana" (1956), "Himno de Batalla" (1957), "Tiempo de Amar, Tiempo de Morir" (1958) e "Imitación a la Vida" (1959) marcan lo mejor de la carrera de Sirk. Así, su Oscar llega por "Espartaco" (Stanley Kubrick, 1960) un poco un compendio de su carrera y una reconpensa merecida a su talento (aunque algunas fuentes, en concreto John Baxter en la biografía de Kubrick, señalen que el verdadero autor de la foto en "Espartaco" fuera Kubrick tras tremendas disputas con Metty), a este mítico título le siguen "Brotes de Pasión" (John Sturges, 1961), "Prometidas sin Novio" (Henry Koster, 1961), "Vidas Rebeldes" (John Huston, 1961) (en blanco y negro), y "Suave como Visón" (Delbert Mann, 1962). De todas formas, a pesar de su buen comienzo, los sesenta no fueron su década, pues sus trabajos se fueron espaciando y con directores de menor talento como Sidney J. Furie, Ralph Nelson, Michael Gordon, Norman Jewison, o Franklin J. Shaffner, de todas formas, en esa época de crisis también fotografió "El Señor de la Guerra" (Franklin J. Schaffner, 1965), "Millie, una Chica Moderna" (George Roy Hill, 1967) o "Brigada Homicida" (Don Siegel, 1968).

SIGUE
 

libros de cine en todos los idiomas