www.cinemaniacos.net


LA DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA EN LOS CLÁSICOS

Por Santi Gallego
(19/22)
 

Charles B. Lang es uno de los mejores directores de fotografía de la historia del cine, cubre un amplísimo espacio temporal, que va desde los años veinte hasta los setenta (década en la que se retira). Lang obtuvo un Oscar de sus dieciocho nominaciones y fue un perfeccionista que hacía que muchos directores hablasen de él como el director de fotografía más lento de Hollywood. Introducido en lo mejor de Hollywood por John Cromwell, su obra es inabarcable incluyendo títulos como "Adiós a las Armas" (Frank Borzage, 1932), por la que ganó su único Oscar, "Tres Lanceros Bengalíes" (Henry Hathaway, 1935) (y otras colaboraciones con Hathaway entre las que destaco "Cuando muere el Día" (1941)), "Deseo" (Frank Borzage, 1936), "Ángel" (Ernst Lubitsch, 1937), "Medianoche" (Mitchell Leisen, 1939), "Arise My Love" (Mitchell Leisen, 1940), "The Uninvited" (Lewis Allen, 1943), o "So Proudly We Hail!" (Mark Sandrich, 1943). Colaborador habitual en estos años de Sandrich, Leisen, Marshall o Dieterle, se movió en todos los géneros, con diversos directores, creando verdaderas obras maestras como "El Fantasma y la Señora Muir" (Joseph L. Maquiewicz, 1947), "Berlín Occidente" (Billy Wilder, 1948), "El Gran Carnaval" (Billy Wilder, 1951), "Sudden Fear" (David Miller, 1952), "Los Sobornados" (Fritz Lang, 1953), "Sabrina" (Billy Wilder, 1954), "El Hombre de Laramie" (Anthony Mann, 1955), "Queen Bee" (Ranald MacDougall, 1955), "Duelo de Titanes" (John Sturges, 1957), "Viento Salvaje" (George Cukor, 1957), "Mesas Separadas" (Delbert Mann, 1958), "El Último Tren de Gun Hill" (Preston Sturges, 1959), o "Con Faldas y a lo Loco" (Billy Wilder, 1959). En los años sesenta y setenta bajó un poco su ritmo de trabajo, pero aún así nos legó otro buen número de inolvidables películas, desde el punto de vista fotográfico como "The Facts of Life" (Melvin Frank, 1960), "Un Extraño en mi Vida" (Richard Quine, 1960), "Los Siete Magníficos" (John Sturges, 1960), "El Rostro Impenetrable" (Marlon Brando, 1961), "Verano y Humo" (Peter Glenville, 1961), "La Conquista del Oeste" (John Ford, Henry Hathaway y George Marshall, 1962), "Charada" (Stanley Donen, 1963), "Cómo robar un Millón" (William Wyler, 1966), "Bob, Carol, Ted y Alice" (Paul Mazursky, 1969), "La Noche de los Gigantes" (Robert Mulligan 1969) y "Las Mariposas son Libres" (Milton Katselas, 1972), su última nominación y su penúltima película. Charles B. Lang, fue un verdadero ejemplo de profesionalidad, mucho mejor director de fotografía en blanco y negro que en color, aunque es emocionante ver como en los años setenta fotografiaba "Las Mariposas son Libres" totalmente fiel al estilo clásico de Hollywood, sin importarle nada los nuevos cambios que estaban surgiendo en la fotografía cinematográfica.

Joseph Ruttenberg es otro clásico que empezó como fotógrafo de prensa antes de dar su salto al cine, primero en la FOX desde 1915 a 1926, y luego en la MGM desde 1926 a 1962, y también con la Paramount, constituyéndose en uno de los más grandes de los años cuarenta y cincuenta. Ya en 1936 fotografía "Furia" (Fritz Lang) en un ascenso meteórico de su carrera, a la que siguen "The Big City" (Frank Borzage, 1937), "Un Día en las Carreras" (Sam Wood, 1937), "El Gran Vals" (Julien Duvivier, 1938) (su primer Oscar), "Tres Camaradas" (Frank Borzage, 1938), "Mujeres" (George Cukor, 1939). Ya en los cuarenta el nivel de las creaciones de Ruttenberg aumenta, involucrándose en importantes proyectos como "Historias de Filadelfia" (George Cukor, 1940), "La Señora Miniver" (William Wyler, 1942) que le da su segundo Oscar, "Niebla en el Pasado" (Mervyn Le Roy, 1942), "La Mujer del Año" (George Stevens, 1942), "Madame Curie" (Mervyn Le Roy, 1943), "Luz que Agoniza" (George Cukor, 1944), "La Señora Parkington" (Tay Garnett, 1944), o "The Valley of Decision" (Tay Garnett, 1945), además de otras creaciones excelentemente fotografiadas como "El Puente de Waterloo" (Mervyn Le Roy, 1940), "Camarada X" (King Vidor, 1940), "El Doctor Jekyll y Mr. Hyde" (Victor Fleming, 1941), o "Side Street" (Anthony Mann, 1949). La estrella de Ruttenberg aún se mantuvo iluminada otra década más con obras como "The Magnificent Yankee" (John Sturges, 1950), pero sobre todo con "Julio César" (Joseph L. Manquiewicz, 1953), "Brigadoon" (Vincente Minnelli, 1954), "La Última Vez que vi París" (1954), "Kismet" (Vicente Minnelli, 1954), o "Invitación a la Danza" (Gene Kelly, 1957), y muy especialmente con la modernidad que desprendía la fotografía en blanco y negro de "Marcado por el Odio" (Robert Wise, 1956) su tercer Oscar, y el colorido y dinamismo de "Gigi" (Vincente Minnelly, 1958) su cuarta y última estatuilla. En los años sesenta la carrera de Ruttenberg experimentó un rápido y brusco declive, hasta su retirada en 1968, no obstante su último trabajo reseñable fue ocho años antes en el filme "Una Mujer Marcada" (Daniel Mann, 1960), que evidenciaba un estilo fotográfico en color, decididamente anacrónico, supongo que la imposibilidad de seguir trabajando en blanco y negro forzó su retirada. Murió en Los Ángeles en 1983.

SIGUE
 

libros de cine en todos los idiomas