www.cinemaniacos.net

 

LA CREACIÓN DE PERSONAJES, por Lucía Solaz

DR. EN ALASKA: ROMPIENDO ESTEREOTIPOS

(2/6)

MÁS ALLÁ DEL ESTEREOTIPO
Linda Seger dedica un capítulo al tema de los estereotipos en Creating unforgettable characters con el fin de que el escritor y creador de personajes los entienda y sea capaz de romperlos.
Seger definine el estereotipo como el retrato constante de un grupo de personas a través de la misma serie limitada de características. Usualmente, el estereotipo es negativo. Muestra un prejuicio cultural hacia las características de otra cultura, retratando sus personajes de un modo estrecho, limitado, restrictivo y a menudo, deshumanizado.

El objeto de estereotipo es todo aquel que sea diferente de nosotros, cualquiera al que no entendamos. Esto puede incluir:
· minorías étnicas, como negros, asiáticos, hispanos, blancos y nativo-americanos.
· las personas con minusvalías físicas o mentales, los emocionalmente perturbados y enfermos mentales.
· grupos religiosos como musulmanes, judíos, católicos, fundamentalistas, protestantes, hindúes o budistas.
· el sexo opuesto, ya sean hombres o mujeres.
· personas con una orientación sexual diferente a la nuestra, como gays, lesbianas y, ocasionalmente, heterosexuales.
· personas que son mayores o más jóvenes que nosotros.
· todos aquellos que provienen de otra cultura.

Los estereotipos varían según los diferentes grupos. Las mujeres y las minorías son frecuentemente retratadas como víctimas. En muchas películas tienden a ser reemplazables, de modo que o son los primeros en morir, o bien son los que necesitan ser rescatados por el hombre blanco.
Las personas con discapacidades son frecuentemente tratados como si una cierta deformidad del cuerpo simbolizara una deformidad del alma; como víctimas que mueven a la compasión, o bien como si fuesen una especie de "Superman", realizando hazañas tremendas y capaces de superar su minusvalía a través de medios milagrosos.
Los negros suelen ser cómicos, criminales o el objetivo de las bromas. Las mujeres asiáticas suelen descritas como objetos exótico-eróticos y los hombres como hordas estúpidas o, muy ocasionalmente, como personas educadas y bien situadas económicamente. Aunque esto último puede no parecer negativo, es limitado y estereotipado desde el momento en que no se reconoce que los asiáticos se ven afectados por los mismos problemas que cualquier otro grupo.
Los nativo-americanos han sido retratados muy frecuentemente como salvajes sanguinarios y los hispanos como miembros de bandas criminales o bandidos.
Los hombres blancos tampoco escapan a los estereotipos. Cuando se enfatiza al hombre de acción, tanto al tipo silencioso como al "supermacho", se está negando todo un conjunto de imágenes de hombre. Los hombres que se ocupan de las tareas del hogar, los masajistas terapéuticos, los maestros de escuela, los pensadores o los hombres compasivos rara vez ven imágenes que reflejen su realidad.
La mayoría de los grupos han sido en una ocasión u otra tratados de un modo estereotipado, ya se trate de secretarias, rubias, jugadores de baloncesto, blancos-anglosajones-protestantes, veteranos del Vietnam o de abogados. Muy pocos grupos han sido inmunes a nuestro deseo natural de simplificar la complejidad de la naturaleza humana.

A pesar de las buenas intenciones
de muchos escritores, los personajes de ficción son predominantemente blancos y no reflejan la realidad de un modo veraz. Pongamos como ejemplo la población de Estados Unidos, que consiste en alrededor de un 12% de negros, un 8,2% de hispanos, un 2,1 de asiáticos, un 2 % de nativos americanos y un 20 % de personas con algún tipo de minusvalía, pero la mayoría de la ficción retrata una realidad bien diferente.

SIGUE
 

libros de cine en todos los idiomas