www.cinemaniacos.net

 

LA CÁMARA, LA PELÍCULA Y EL LABORATORIO, por Patricio Barros y Antonio Bravo

(2/3)

2. LA PELÍCULA
Es una cinta que antes era de celuloide y ahora está hecha de un material muy parecido al celuloide pero que, al contrario de éste, no se inflama.

La película va impregnada de una pasta seca que llamamos emulsión y que es sensible a la luz y a los colores.

Unas películas son más sensibles a la luz que otras. Las que necesitan poca luz se emplean para hacer fotografías o escenas nocturnas, al contrario que las que necesitan más luz y que sirven para escenas de día. Las de poca luz se llaman películas muy sensibles. Las que necesitan luz abundante reciben el nombre de poco sensibles a la luz.

Para hacer fotografías en color se necesita que la emulsión de la película sea especial.
Las películas por su sensibilidad a los colores se dividen en ortocromáticas y pancromáticas. No te den miedo las palabras. Las ortocromáticas no son sensibles al color rojo, lo que quiere decir que no se dejan impresionar por este color. Las pancromáticas son sensibles a todos los colores.

La película lleva siempre en sus bordes unos agujeritos que llamamos perforaciones.
La película más común mide 35 mm. de ancho. Hay otros formatos: el filme de 8 mm., el super 8, el de 16 mm. y el de 70 mm.


Distintos formatos de la película, de izquierda a derecha:
70 mm, 35 mm, 16 mm, super 8 mm y 8 mm.


3. EL REVELADO DE LA PELÍCULA
La película a impresionar se llama película virgen, o sea, la que está lista para recibir las imágenes.

Una vez que se han impresionado las imágenes en la película virgen se revela ésta en un laboratorio, sumergiéndola en un baño químico. Después se la lava con agua corriente y se la pasa a un baño fijador que hace que las imágenes impresionadas resulten inalterables a la luz, queden fijadas, obteniendo así un tipo de película que se llama negativo, y en el que los blancos de las imágenes aparecen negros y los negros blancos.

A continuación la película negativo se pasa a una película positivo mediante un aparato que por contacto, y gracias a un rayo de luz, impresiona otra película virgen, que una vez revelada da una imagen positivo, donde ahora los negros son blancos y los blancos negros, como en la realidad, es decir, lo contrario que en el proceso de obtención de un negativo.

Hay otras operaciones, menos importantes, que encontrarás descritas en cualquier libro de fotografía. Del negativo se sacan todas las copias que sean necesarias, pues de una misma película circulan varias copias por distintos países y ciudades de estos países.

SIGUE
 

libros de cine en todos los idiomas