www.cinemaniacos.net

 

CURIOSIDADES DE LOS OSCAR

(1/5)

Para algunos, ganar o ser nominados al Oscar se convierte en un engorro y no en una alegría. No es frecuente que esto ocurra, pero en la historia de los premios se han dado casos notables. Estos son unos ejemplos:

George Bernard Shaw (ganador por el guión de "Pigmalion", en 1938), afirmó: "Es como si le diesen un premio al rey de Inglaterra por ser rey. Me parece insultante este honor".

George C.Scott (actor nominado en 1961 por "El Buscavidas"): Los actores no deberíamos vernos forzados a hacer campaña en favor propio y en contra de otros". Su rechazo fue mayor en 1970 cuando ganó por "Patton" y no acudió a recoger su premio: "Las ceremonias son un desfile de carne de dos horas de duración, y todo por motivos económicos".

Melina Mercouri (actriz nominada en 1960 por "Nunca En Domingo"): "Al principio me sentí muy honrada con el honor, pero ¿qué clase de honor es ése?. En primer lugar Louella Parsons escribe que no se debería dar el Oscar a una actriz extranjera, sino a un encanto como Doris Day, que hace películas en Hollywood y no en Europa. Después, los de United Artists dicen que no podré ganar si no voy a Hollywood y hago campaña por el Oscar. ¿Qué
tipo de campaña debo hacer? ¡No soy Kennedy! Soy una actriz, no un político. ¿Qué quieren que haga, llamar a las puertas y decir: "buenos días, soy Melina Mercouri y me gustaría que votasen por mí como mejor actriz del año?." Antes de ser nominada era una mujer feliz y estaba relajada. Ahora ya no".

Dustin Hoffman en 1967, cuando fue finalista por "El Graduado": "Espero no ganar el Oscar. Me deprimiría conseguirlo"; en 1974, cuando fue finalista por "Lenny": "Los premios de la Academia son obscenos, sucios y no mejores que las competiciones de belleza"; pero en 1979 ya le gustaron, cuando ganó por "Kramer Contra Kramer": "El Oscar no tiene genitales... quiero agradecer a mis padres por no practicar el control de natalidad".

Susannah York frente a su nominación como secundaria en 1969 por "Danzad, Danzad Malditos": "Me pone furiosa haber sido nominada cuando he intentado no serlo. Me pone furiosa que me hayan nominado sin pedir mi consentimiento".

Marlon Brando rechazó su Oscar en 1972 por "El Padrino", enviando a la ceremonia de entrega a una muchacha india que leyó una carta del actor en la que afirmaba que no aceptaba el honor para protestar por el trato que recibían los indios norteamericanos en las películas.

Woody Allen en 1977: "Sé que suena horrible, pero ganar el Oscar por "Annie Hall" no significó nada para mí. No me interesa nada".

SIGUE
 

libros de cine en todos los idiomas