www.cinemaniacos.net

 

CURIOSIDADES DE LOS OSCAR

(2/5)

Se describen a continuación algunas anécdotas del antes, durante y después de las ceremonias de entrega.

James Cagney, protagonista en los años treinta en numerosos filmes de gángsters, declaró en 1931, para contrarrestar la oleada de críticas que se producían por la exaltación de la violencia de esas películas, lo cual influyó para que no fuese nominado: "La verdad¨: estoy harto de llevar pistolas y pegar a las mujeres".

La veterana Marie Dressier escribió en sus memorias a propósito del Oscar obtenido en 1931: "Al día siguiente, estaba en cama leyendo el periódico con el premio en mi mesilla. Cuando leí que se había suicidado una actriz desconocida que iba a ser enterrada en una fosa común me entró un terrible escalofrío: era Jane, una vieja amiga con la que inicié mi carrera hace más de 40 años. La recuerdo como una muchacha pequeña y hermosa que bailaba conmigo en un teatro de tercera categoría en Kansas. Y pensar que ella llegó hasta Broadway, mientras yo seguía malviviendo en espectáculos de provincias... Ahora Jane ha muerto en la más absoluta miseria y yo sigo viva y con el premio de la Academia. Creo que no voy a poder mirar esa estatuilla durante algunos días."

Irving Thalberg declaró en 1932, tras la victoria de Helen Hayes por "El pecado de Madelon Claudet", película que había producido: "Seamos claros: hemos ganado el premio de la Academia por una porqueria como ésa."

En 1933, dos Frank (Lloyd y Capra) eran finalistas como mejor director. Cuando el presentador anunció el premio, dijo: "¡Venga, ven a buscarlo, Frank!". Capra se levantó corriendo,pero llegó antes Lloyd, que recibió un fuerte abrazo que le confirmaba como el "Frank" ganador del año. Capra escribió en su autobiografía que el regreso a su mesa había sido "el más largo, triste y humillante de mi vida. Todos en mi mesa estaban llorando".
Al año siguiente, el presentador anunció de la misma forma el premio pero, para fortuna de Capra, no había otro Frank compitiendo.

En 1934 John Barrymore intentó justificar su omisión de las nominaciones por la película "Twentieth Century": "Hollywood es una ciudad llena de hipócritas que creen que, si gano el Oscar, apareceré borracho para aceptarlo. Y probablemente sea así."

Joan Crawford, cuando vio a Spencer Tracy con su pelo rizado caracterizado para su papel en "Capitanes intrépidos" (1937): ¡Oh, Dios mío, si es Harpo Marx!"

En 1937, cuando Louis B. Mayer aceptó el Oscar en nombre de Spencer Tracy, mejor actor del año, declaró: "Tracy, es un gran actor, pero lo mejor de él es que sabe lo importante que es cumplir las órdenes que se dan desde mi despacho." Contestación de Tracy. "¿Qué era eso, un halago o una amenaza?".

Cuando en 1939 Clark Gable perdió el Oscar por su interpretación de Rhett Buttler en "Lo que el viento se llevó", su esposa (la actriz Carole Lombard) le consoló: "¡No te desanimes! ¡Estoy segura de que el próximo año llevaremos una estatuilla a casa!" "No, no lo conseguiremos -le contestó un abatido Gable- Ésta ha sido mi última oportunidad. No volveré
a conseguir nunca más una de esas cosas". Carole Lombard fue contundente: "¡No me refiero a ti, memo! ¡Hablo de mí!".

SIGUE
 

libros de cine en todos los idiomas