www.cinemaniacos.net

 

CURIOSIDADES DE LOS OSCAR

(4/5)

Bob Hope, cuando en 1959 recibió un Segundo Oscar honorífico: "Ahora que tengo la pareja, ya puedo hacerme agujeros en las orejas".

Spencer Tracy, cuando recibió su octava nominación al Oscar, en 1961 por "El juicio de Nuremberg": "Esos actores. Siempre están votando por mí".

Anuncio aparecido en la prensa días antes del estreno de "¿Qué fue de Baby Jane?", en 1962: "Madre de tres hijos -10, 11 y 15 años-, divorciada, americana. Treinta años de experiencia como actriz en el cine. Más amable de lo que dicen los rumores. Desea encontrar trabajo en Hollywood. Bette Davis, c/o Martin Braum, G. A. C.. Se ofrecen referencias".

Barbra Streisand, al recoger su Oscar en 1968 por "Funny Girl": "El primer guión de la película fue escrito cuando yo tenía 11 años. ¡Gracias a Dios que tardaron tanto en ponerlo en marcha!".

John Wayne dejó por un día el rodaje de la película "Río Lobo" para poder asistir a la ceremonia de entrega de 1969, en la que estaba nominado por "Valor de ley". El director, Howard Hawks, le dijo: "¡No se te ocurra volver si no ganas el Oscar!". Wayne le contestó: "Si gano, lo más probable es que no vuelva".

En 1969 dos hijos de Henry Fonda fueron finalistas al Oscar: Jane, por su interpretación en "Danzad, danzad malditos", y Peter, por el guión de "Buscando mi destino". Reacción del veterano actor: "¿Cómo demonios me puede gustar haber estado tantos años en este negocio y ver cómo uno de mis hijos gana el Oscar antes que yo?".

Burt Lancaster, ante la nominación en 1970 de "Aeropuerto" como mejor película: "No entiendo cómo ha sido nominada. Es la mayor porquería jamás hecha".

Orson Welles agradeció así el Oscar honorífico que le fue concedido en 1970: "Al público, espero que entiendan que este premio significa mucho para mí porque no son ellos los que me lo conceden, y mucho menos los críticos".

Groucho Marx, aceptando en 1973 el Oscar honorífico: "... Y quiero agradecer también a esa gran mujer que fue Margaret Dumont, aunque nunca entendió mis chistes".

En 1973, mientras David Niven presentaba, un hombre irrumpió desnudo en escena. Mientras los guardas de seguridad se lo llevaban, Niven reaccionó con la flema británica que siempre le caracterizó: "Ésta ha sido su única oportunidad para enseñarnos sus pequeñeces".

Ellen Burstyn, tras ganar el Oscar en 1974, le preguntó a Walter Matthau qué significado tenía el premio: "Tómalo de esta forma -le contestó el actor-: cuando mueras, los periódicos dirán: "La ganadora del Oscar Ellen Burstyn ha muerto hoy".

SIGUE
 

libros de cine en todos los idiomas